Lea las preguntas frecuentes y sus versículos favoritos, descubra las Biblias NTV y conozca sobre los eruditos que tradujeron la NTV.

Haga búsquedas en la NTV por referencia o por palabra clave.

Conozca sobre los eruditos que trabajaron en la Nueva Traduccion Viviente.

¿De qué trata la Biblia?
¿Tiene preguntas acerca de la vida, los amigos, familia, Dios o tu futuro? Si es así, ¡La Biblia fue hecha para usted! Miles de personas como usted le deben al mensaje de la Biblia el hecho de que sus vidas tengan significado. Las personas alrededor de todo el mundo acuden a ella para encontrar respuesta a preguntas como:

  • ¿De veras Dios se preocupa por mí?
  • ¿Qué espera Dios de mí?
  • ¿Puedo yo realmente marcar una diferencia en este mundo?
  • ¿Es realmente posible vivir para siempre?
  • ¿De veras existe el infierno? ¿Es real el cielo?
  • ¿Escucha Dios nuestras oraciones?
  • ¿Qué debo hacer con mi vida?

Pero la Biblia es más que un libro de respuestas al cuál acudir cuando las presiones de la vida nos abruman. Es una verdadera biblioteca de libros. Está llena de historias sobre personas de verdad. Contiene grandes poesías y hermosas canciones. Tiene profecías y promesas. Pero más importante aún, es la historia real de la visita de Dios a nuestra tierra mediante su Hijo, Jesucristo.

A medida que leas sobre Jesús, descubrirás al mejor amigo que pudieras tener: ¡Alguien que está cerca las veinticuatro horas del día y en el momento que lo necesitas! Así que dedica un tiempo cada día para leer la Biblia, puede ser el paso más importante y transformador que des en tu vida.

El mensaje de la Biblia
La Biblia comienza diciéndonos cómo el Dios eterno creó el mundo y todo lo que hay en él. Dios les dio a las personas un hermoso lugar donde vivir y lo abasteció de todo lo que necesitaban; no solo eso, Dios era su amigo.

Sin embargo, ese glorioso comienzo se arruinó cuando las personas desobedecieron a Dios y se sumieron en la rebelión y el pecado. Esto rompió la relación de la humanidad con Dios y trajo consigo juicio y muerte a la tierra, sus criaturas y a la humanidad como tal. Aun así, Dios no abandonó a sus criaturas desobedientes. Él salió a recuperar a las personas caídas, como un pastor que sale a rescatar a las ovejas perdidas del rebaño.

El Antiguo Testamento provee muchas referencias sobre la persona especial que salvaría a su pueblo. Sin embargo, ese individuo especial, el Mesías, no sería un simple hombre. El Mesías sería “Emmanuel” (Isaías 7:14; 8:8), que en hebreo significa "Dios con nosotros". El Mesías sería Dios y hombre a la vez, y aquellas profecías se cumplieron en la persona de Jesucristo.

Cuando Jesús murió para pagar la penalidad por nuestro pecado, también eliminó toda la culpa producida por ese pecado y restauró la relación rota entre Dios y la humanidad. Además, él vive hoy y habla continuamente con Dios a favor nuestro. "Pero dado que Jesús vive para siempre, su sacerdocio dura para siempre. Por eso puede salvar — una vez y para siempre — a los que vienen a Dios por medio de él, quien vive para siempre, a fin de interceder con Dios a favor de ellos" (Hebreos 7:24-25). Él da vida eterna a todos los que confían en él.

Cómo estudiar la Biblia
Para sacar el mayor provecho de su Biblia, necesita estudiarla con regularidad y orden. No obstante, puede que usted tenga algunas preguntas. Puede que se pregunte: ¿Por dónde empiezo a leer? O, ¿qué tengo que saber antes de empezar? Los siguientes párrafos y explicaciones le ayudarán a comenzar y le darán algunas recomendaciones e información importante para ayudarle a empezar un estudio eficiente de la Biblia.

Ore pidiendo sabiduría y entendimiento
El aspecto del estudio bíblico más obviado y subestimado es la oración. Sin embargo, la oración es esencial para obtener sabiduría y entendimiento necesario al leer la palabra de Dios. Mediante la oración puedes acercarte a Dios y reconocer tu conocimiento incompleto de su Palabra, así como tu necesidad de que él abra tu corazón a su instrucción. Así que propóngase comenzar cada tiempo de estudio con oración. Sólo Dios puede darle la sabiduría necesaria para entender su Palabra.

Lea ordenadamente
Si usted recibe una carta de un amigo y lee solo algunas oraciones sacadas de distintos lugares, no entenderá mucho la carta. Tristemente, así es como muchos estudian la Biblia. Leen una porción de Mateo, una historia de Daniel, un par de versos de Éxodo, y luego más o menos un capítulo del Apocalipsis, y se preguntan por qué no entienden claramente la palabra de Dios. A menudo malinterpretan el significado de un pasaje porque no logran entender el contexto en el que se encuentra el pasaje o versículo.

Para evitar trampas como esa, usted necesita crearse la disciplina de leer la Biblia de manera organizada. Una manera de hacerlo es usando un plan de lectura preparado. Un plan de lectura es una lista de pasajes de la Escritura para que se les lea en cierto orden. Muchos de los planes que existen han sido creados con un propósito en mente. Algunos planes subdividen la Biblia entera en 365 lecturas diarias. Otros le ayudan a leer toda la Biblia en el mismo orden que ocurrieron los acontecimientos. Hemos incluido aquí varios planes de lectura para ayudarle a comenzar.

Uno de dichos planes de lectura está basado en cincuenta y dos grandes historias de la Biblia con las que todos los cristianos deben estar familiarizados. Este plan toca grandes relatos de cómo Dios ha obrado en la historia, dándole así un barrido general al contenido de toda la Biblia. Otro plan de lectura, el Plan de lectura del Nuevo Testamento en un año, le guiará a través de todo el Nuevo Testamento en el transcurso de un año. En este plan leerá los relatos contenidos en los Evangelios acerca de la vida de Cristo y estudiará la sabiduría de Dios para los creyentes en las cartas dirigidas a los primeros cristianos. Puede que algunos de ustedes prefieran un enfoque por temas para el estudio de su Biblia. En los siguientes índices temáticos, las verdades de la Biblia se relacionan con asuntos de la vida real. Puede que usted quiera buscar temas que le interesan de manera especial y estudiar así las Escrituras que se relacionan para ver lo que dice al respecto la palabra de Dios.

Termine lo que empiece
En la vida, a menudo los beneficios de lo que hacemos no se aprecian hasta que hemos completado la tarea. Lo mismo se cumple cuando leemos un libro de la Biblia. Una vez que usted seleccione un libro para leer, léalo de principio a fin. Aunque puede ser que se beneficie espiritualmente con la lectura de un versículo de un libro o una historia de otro, se beneficiará aún más si lee el libro entero en donde se encuentra dicho versículo o historia. Al leer el libro entero, usted está poniendo cada versículo e historia en el contexto adecuado. De esta manera podrá comprender mejor el significado de cada versículo e historia. Además, al leer los libros de comienzo a fin, se familiarizará mucho más con la Biblia en su totalidad. Quizá incluso descubra pasajes que un día se convertirán en sus favoritos. Para leer un breve resumen de cada libro de la Biblia antes de comenzar a leerlo, búsquelo en la sección titulada Panorama general de los libros de la Biblia.

Medite en la palabra de Dios
Pensar o meditar sobre lo que ha leído le ayuda a descubrir la importancia de un pasaje determinado. También le ayuda a examinar su vida a la luz de lo que Dios revela en su Palabra. Una de las mejores maneras de comenzar a meditar en la palabra de Dios es haciendo preguntas. He aquí algunas preguntas para ayudarle a comenzar: ¿Cuál es el tema principal del pasaje? ¿A quién está dirigido el pasaje? ¿Quién es el que habla? ¿Acerca de qué o de quién está hablando esta persona? ¿Cuál es el versículo clave? ¿Qué me enseña este pasaje acerca de Dios? Para ver cómo puede que el texto aplique a su vida en particular, hágase las siguientes preguntas:

  • ¿Se menciona algún pecado en el pasaje que yo necesito confesar o dejar de cometer?
  • ¿Se da algún mandamiento que yo debería obedecer?
  • ¿Se hace alguna promesa que puedo aplicar a mi circunstancia actual?
  • ¿Se menciona alguna oración que yo pudiera orar también?

Invierta en algunos buenos libros como recurso adicional
La Biblia hace alusión a muchas costumbres antiguas con las cuales no estamos familiarizados en la actualidad. Por tanto, podemos perder fácilmente el sutil significado detrás de dichas alusiones. Para comprender la cultura en la cual se escribió la Biblia, puede comprar algunos buenos libros de recursos bíblicos.

Existen dos tipos de libros de recursos que debe considerar comprar: primero, un comentario de toda la Biblia en uno o dos volúmenes; y segundo, un diccionario bíblico. La mayoría de los comentarios publicados en uno o dos volúmenes son concisos. Estos le brindan suficiente información sobre palabras importantes, frases y versículos de la Biblia. No contendrán un comentario sobre cada versículo, y tampoco entrarán en explicaciones detalladas sobre ningún versículo determinado, pero constituyen buenos recursos para ayudarle a comenzar a entender la palabra de Dios en su contexto antiguo. El precio de dichos comentarios va desde veinticinco a sesenta y cinco dólares por volumen.

Los diccionarios bíblicos contienen artículos breves (por orden alfabético) sobre personas, lugares y objetos que se mencionan en la Biblia. La mayoría de los diccionarios de la Biblia también contienen mapas, diagramas y fotos de ciudades, regiones y artefactos bíblicos. Los diccionarios de la Biblia también cuestan entre veinticinco a sesenta y cinco dólares. Puede encontrar estos recursos en cualquier lugar donde vendan libros cristianos.

----------------
Si usted aplica estas prácticas a su estudio personal diario de la Biblia, de seguro desarrollará hábitos que le ayudarán a crecer en su fe.

"De todo corazón recomiendo la Nueva Traducción Viviente porque transmite las ideas de la Biblia de una manera sencilla y clara."

Luis Palau

No hay encuestas en este momento