Lea las preguntas frecuentes y sus versículos favoritos, descubra las Biblias NTV y conozca sobre los eruditos que tradujeron la NTV.

Haga búsquedas en la NTV por referencia o por palabra clave.

Conozca sobre los eruditos que trabajaron en la Nueva Traduccion Viviente.

La mayoría de las personas que leyeron la Biblia se asombran al descubrir cuántas preguntas responde. A menudo dicen: “¡Yo no sabía que eso estaba ahí!” Más allá de las respuestas directas, la Biblia está llena de principios generales para la vida dados por el Creador de la vida. No solo las preguntas eternas, incluso las preguntas “modernas” encuentran su respuesta en la Biblia. Encontrar las respuestas puede implicar tener que buscar, esperar, preguntar y prestar atención, pero Dios sí responde a aquellos que le buscan diligentemente. “De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad” (Hebreos 11:6).

La Biblia no responde a cada pregunta que le hagamos, ni es preciso que ésta o Dios respondan a todas nuestras preguntas, pero la Biblia proporciona respuestas verdaderas a una variedad sorprendente de asuntos de la vida. Aún más que eso, es justo decir que mientras más significativa sea la pregunta más posibilidades tiene que la Biblia la trate de manera directa.

A medida que leemos la Biblia, uno de nuestros primeros descubrimientos es que aunque las personas de la historia vivieron hace mucho tiempo nos vemos a nosotros mismos en ellos. Sus personajes enfrentaron los mismos problemas que nosotros enfrentamos. Ellos tenían preguntas como las nuestras. Las respuestas que Dios les dio a ellos siguen siendo veraces hoy. Esta es una de las formas principales en las que la Biblia responde a nuestras preguntas.

Una mayor familiarización con la Biblia aumenta la probabilidad de que cuando se nos presente una pregunta, casi inmediatamente pensemos en un pasaje de la Biblia que se relaciona con ella. Esto no solo demuestra el sentido práctico de la palabra de Dios, sino que también acentúa el origen divino de las ideas y mandamientos que contiene. Este libro puede haber sido escrito por humanos, pero vino de Dios. Normalmente no tenemos esta convicción cuando comenzamos a leer la Biblia, pero el libro tiene una manera poderosa de convencernos de que es mucho más que un simple registro de ideas y experiencias humanas.

Cuando somos jóvenes creyentes (independientemente de nuestra edad física), es probable que dependamos de la sabiduría y respuestas que cristianos más experimentados nos puedan ofrecer. Una de las maneras en que podemos crecer es pedirles que nos muestren dónde encuentran en la palabra de Dios las respuestas que nos dan. Esto logrará dos cosas: demostrará que las respuestas realmente provienen de una fuente confiable y nos ayudará a ubicar dónde están las respuestas en las Escrituras.

Ciertas herramientas como las concordancias y los índices nos pueden ayudar a ubicar respuestas específicas en la Biblia. Por lo general necesitamos identificar la palabra o tema clave de la pregunta, y luego buscar un pasaje que contenga esa misma palabra. En este sitio usted encontrará una herramienta de búsqueda temática que le permitirá descubrir cómo la Biblia trata asuntos que tiene usted en mente. Puede que tengamos que buscar varios pasajes antes de encontrar uno que trate con nuestra pregunta, pero la paciencia y la persistencia serán recompensadas. Considere añadir a su biblioteca personal una buena Biblia de estudio, como la Life Application Study Bible [Biblia de estudio con aplicación para la vida]. El Life Application New Testament Commentary [Comentario del Nuevo Testamento de aplicación para la vida] es una fuente aún más amplia de ayuda adicional para su estudio bíblico personal.

Aunque la Biblia ofrece perspectivas, principios y respuestas en casi todas sus páginas, hay algunos lugares de la palabra de Dios que muestran ser especialmente enriquecedores de lo que buscamos. Uno de los mejores ejemplos es el sermón del monte, Mateo 5-7. En esos tres capítulos Jesús trata más de treinta temas diferentes relacionados con la vida; ofrece respuestas, desafíos y sabiduría. Los cristianos que dedican tiempo para conocer estos capítulos de manera íntima comienzan a pensar como Jesús.

Al final de la jornada lo que Dios nos ofrece en la Biblia es mucho más que una colección de respuestas a nuestras preguntas. Dios se niega a ser simplemente una herramienta de referencia. Él no existe solo para darnos respuestas cada vez que las necesitemos. A veces las respuestas no satisfacen. De hecho, una de las razones por las que Dios no responde a cada pregunta tiene que ver con su deseo de darnos algo mucho mejor. Preguntar y saber por qué alguien que amamos murió no hace que el dolor desaparezca, pero saber que Dios está con nosotros hace que el dolor sea soportable. Podemos encontrar muchas respuestas en la Biblia, pero más allá de eso en sus páginas podemos encontrar la respuesta suprema para nuestra vida: nuestro Salvador y amigo, Jesucristo.

"Uno de mis versículos favoritos de la Nueva Traducción Viviente es Juan 3:16"

Alex Campos

No hay encuestas en este momento