Lea las preguntas frecuentes y sus versículos favoritos, descubra las Biblias NTV y conozca sobre los eruditos que tradujeron la NTV.

Haga búsquedas en la NTV por referencia o por palabra clave.

Conozca sobre los eruditos que trabajaron en la Nueva Traduccion Viviente.

Los cristianos creen que Jesús es el único camino a Dios. Lo creen porque fue así como Jesús se describió a sí mismo. Él afirmó: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí” (Juan 14:6). La frase “nadie” suena incluyente o excluyente, según sea el caso; Jesús tenía razón o estaba equivocado cuando lo dijo. Aquellos que no son sus seguidores creen que Jesús estaba equivocado o confundido. Aquellos que son sus seguidores creen que Jesús tenía razón y con respeto se aferran a esa afirmación.

Muchas personas creen que todas las religiones son básicamente iguales y que un camino a Dios es tan bueno como cualquier otro. Lo único que uno tiene que hacer es practicar uno de ellos, y funciona. Los que creen en Jesús disienten con respecto a esto por varias razones. Primero, no estamos de acuerdo con que todas las religiones son en principio lo mismo. Sería más fácil decir que todas las religiones encajan en dos categorías. Una categoría ofrece un camino a Dios que involucra un sistema de reglas y regulaciones. Hay muchas de estas religiones “orientadas al esfuerzo”. Todas estas religiones representan, en su núcleo, un intento centrado en los seres humanos para alcanzar a Dios o ganarse la aceptación de Dios. El cristianismo es único, y encaja en una categoría diferente por completo. El cristianismo afirma ser la respuesta de Dios, la revelación de Dios, y no está centrado en los seres humanos, sino en Dios. De hecho, el cristianismo puede incluir muchas características que las personas identifican como religión, pero en su núcleo se trata de una relación con Dios. Esa relación la da Dios como un regalo, no se gana mediante esfuerzos ni por la conducta.

El cristianismo también insiste en que las creencias no pueden ser “básicamente lo mismo” si se contradicen entre sí. Si insistimos en que Jesús es el único camino y otros grupos no están de acuerdo, entonces ellos o nosotros estamos equivocados. Si “básicamente lo mismo” significa que un Jesús sin milagros, sin divinidad y sin resurrección es básicamente lo mismo que cualquier otro líder religioso, entonces la afirmación pudiera ser cierta, pero ya no se trata de Jesús.

La multitud a favor de “básicamente lo mismo” acaba presentando un “camino a Dios” que es fácil, ignora la realidad del pecado y el maligno, y pretende que Dios baje las calificaciones para que mucha gente mediocre desde el punto de vista moral “alcance a Dios”. La Biblia presenta un cuadro realista y veraz de la humanidad cuando declara que “todos hemos pecado” (Romanos 3:23), lo que significa que ningún esfuerzo es lo suficientemente bueno para merecer la aceptación de Dios. Cuando Jesús dijo que él era el camino no se estaba refiriendo a su sistema de reglas, se estaba refiriendo a sí mismo como el camino que nunca podríamos encontrar o lograr por nuestra propia cuenta.

La multitud a favor de “básicamente lo mismo” quiere ser justa pero lo único que puede ofrecer es desesperanza. Dicen que están abiertos a todas las creencias, cuando en realidad se niegan a creer. Para usar otra analogía, las personas dicen que Dios y su reino se pueden comparar a una casa muy grande. Como cualquier casa, tiene muchas entradas y puntos de acceso. Cada religión (según el punto de vista de ellos) ofrece una entrada igual de válida. No importa qué puerta uno use, ésta le da entrada a la casa. Lo que no ve este punto de vista es que creer en muchas puertas no deja entrar a nadie a la casa. No podemos entrar en una casa por varias puertas a la misma vez. Si queremos entrar, tenemos que escoger una puerta. A menos que escojamos una puerta, correcta o incorrecta, nos quedaremos afuera debatiendo el proceso. Si queremos entrar, tenemos que escoger. La gente que dice que cualquier puerta lleva a Dios está evitando escoger.

Los cristianos dicen que la casa de Dios es lo suficientemente grande para todos, pero solo tiene una puerta. Jesús dijo: “Yo soy la puerta; los que entren a través de mí serán salvos” (Juan 10:9). El cristianismo no les impide a otras personas que prueben otros caminos que dicen ser “puertas”, pero insiste en que todos los demás caminos, excepto Jesús, son callejones sin salida.

La afirmación básica de que Jesús es el único camino a Dios no es tan inusual (ver Juan 14:6), citado anteriormente). La mayoría de las religiones afirman que solo ellas poseen la clave para el acceso a Dios. Sin embargo, todas no pueden tener la razón, porque entre sus enseñanzas está la idea de que todos los demás están equivocados.

Si lo que Jesús dijo es verdad y solo existe un camino para tener una relación con Dios, entonces solo un camino puede ser el correcto. La prueba fundamental tras la afirmación de Jesús es su resurrección corporal de los muertos (1 Corintios 15:3-58). Esto no es una característica religiosa curiosa, sino un suceso histórico que puede comprobarse. Otras figuras religiosas pueden haber vivido vidas impresionantes, lo cual los cristianos respetan mucho. Otras religiones pueden incluir enseñanzas morales y éticas verdaderas que los cristianos pueden admirar, pero cuando se trata del problema humano del pecado del cual debemos salvarnos, los cristianos insisten en que solo Jesús ofrece un camino gratis y vivo. Existen muchas maneras de buscar a Dios, pero solo hay un camino para encontrarlo, en Jesucristo.

De todas maneras tenemos que tomar una decisión real. Creer que hay muchos caminos es una elección postergada. ¿Qué camino ha escogido usted y por qué? Si usted tiene algún problema con que Jesús sea el único camino, entonces quizá todavía no lo conoce realmente. Si todavía no ha escogido, ¿ha examinado con cuidado las afirmaciones de Jesús?

Para comenzar, revise el gráfico en el estudio bíblico titulado: “Las afirmaciones de Cristo”. Aquí se resumen las afirmaciones que Jesús hizo sobre sí mismo.

"De todo corazón recomiendo la Nueva Traducción Viviente porque transmite las ideas de la Biblia de una manera sencilla y clara."

Luis Palau

No hay encuestas en este momento