Lea las preguntas frecuentes y sus versículos favoritos, descubra las Biblias NTV y conozca sobre los eruditos que tradujeron la NTV.

Haga búsquedas en la NTV por referencia o por palabra clave.

Conozca sobre los eruditos que trabajaron en la Nueva Traduccion Viviente.

¿Usted soslaya la Biblia? Quizá la Biblia fue parte de su pasado, pero lleva años en un armario almacenando polvo. Quizá usted ha intentado leerla y se ha rendido. Puede que usted diga: “La Biblia me da sueño. Apenas la entiendo. ¿Realmente hará algo por mí?” La respuesta breve es ¡sí! La Biblia puede cambiar su vida.

Demos marcha atrás a esa pregunta por un minuto y consideremos qué es la Biblia. “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida.” (2 Timoteo 3:16). Esto significa que el mensaje de la Biblia proviene del mismo Dios. Para comprender qué clase de libro es la Biblia necesitamos dar un vistazo a quién es Dios.

Dios es el creador y gobernador del universo. Él creó toda la humanidad y es Dios quien define las leyes morales que rigen la humanidad. Él está muy cerca de nosotros en su cuidado y atención, y no obstante está mucho más allá en su sabiduría y poder. No hay nadie como él. No es casualidad que la gente le llame la Santa Biblia. Como excelente comunicación de parte de nuestro Rey misterioso y todopoderoso, es sagrada escritura. Por ese solo motivo merece nuestro respeto y atención.

La Biblia fue escrita para nuestro beneficio, y nos beneficia de varias maneras. Por una parte, puesto que es la palabra de Dios mismo la Biblia es una fuente de verdad. De hecho es la vara de medir de la verdad. Nos da un ancla para que no nos perdamos en el mar de la opinión pública. La verdad que revela trata principalmente sobre Dios y nuestra relación con él. Con este conocimiento somos capaces de amarlo, servirlo y adorarlo.

La Biblia también nos proporciona la verdad a un nivel muy personal. Nos da principios por los cuales vivir, dirección para nuestras decisiones cotidianas y motivación para seguir los caminos de Dios. En ese sentido la Biblia no es pasiva como muchos otros libros. Tiene la capacidad de cambiarnos. “Pues la palabra de Dios es viva y poderosa. Es más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra entre el alma y el espíritu, entre la articulación y la médula del hueso. Deja al descubierto nuestros pensamientos y deseos más íntimos” (Hebreos 4:12).

Las Escrituras es clave para el crecimiento y la vitalidad espiritual. En el Salmo 1 el salmista escribe sobre los verdaderos creyentes: “They delight in the law of the Lord, meditating on it day and night. They are like trees planted along the riverbank, bearing fruit each season. Their leaves never wither, and they prosper in all they do” (Salmo 1:2-3).

Debemos alimentar nuestro espíritu con la misma regularidad con que alimentamos nuestro cuerpo. Si no lo hacemos, corremos el peligro de padecer desnutrición espiritual. Permita que los artículos y estudios de este sitio web sean su guía para vivir una vida alimentada con la palabra de Dios.

Este artículo es una adaptación de “The Importance of Bible Study” [La importancia del estudio bíblico] de Clark H. Pinnock, y “What Will the Bible Do For Me?” [¿Qué hará la Biblia por mí?] de John Perkins, en Practical Christianity (Wheaton, IL: Tyndale House, 1987).

"Uno de mis versículos favoritos de la Nueva Traducción Viviente es Juan 3:16"

Alex Campos

No hay encuestas en este momento