Lea las preguntas frecuentes, sus versículos favoritos, las Biblias NTV y conozca sobre los eruditos que tradujeron la NTV.

Haga búsquedas en la NTV por referencia o por palabra clave.

Conozca sobre los eruditos que trabajaron en la Nueva Traduccion Viviente.

Hunda «a profundidad seis» su vida de pecado
Ron DeBoer
3/12/2012

Creo que la mayoría de ustedes no ha viajado en barco recientemente. Quizás lo haya hecho en un bote de vela, o quizás haya ido en uno de esos cruceros con todo incluido, ¿pero el tipo de barco de los piratas del Caribe con muchos mástiles, puente de toldilla, sala de navegación y galeras? No muchos de nosotros. Antes de la Revolución Industrial, los barcos eran el principal medio de transporte para viajes largos y el único medio para transportar bienes de un país a otro. Échele un vistazo a un mapa del mundo y verá que la mayoría de las grandes ciudades se construyeron hace cientos de años a la orilla del agua.

Los barcos están tan arraigados nuestro pasado que nuestro idioma está lleno de términos navales que usamos a menudo. Decimos cosas como «será una buena travesía» o «hay que cerrar y asegurar escotillas para capear el temporal» o «me gustaría darle esquinazo a esa persona». Llamamos a una persona «una bala perdida». Describimos a alguien como que quedó «varado». Hablamos de la situación estrecha en la que viven las personas como «codo con codo». Todas estas frases se han tomado de la vida marinera. Es probable que usted conozca algunas más.

Otro término marinero que alguna vez podría oír es «a profundidad seis». En términos náuticos, la «profundidad seis» se refería a seis brazas (una braza equivale a seis pies), así que cuando los barcos estaban «a profundidad seis» (36 pies), sabían que estaban en aguas seguras. A comienzos del siglo 20, «a profundidad seis» empezó a significar «librarse» de algo; poniéndolo intencionalmente donde nunca pudiera ser encontrado, porque si algo se dejaba caer a seis brazas de agua era probable que nunca más pudiera verse. Años atrás, cuando la vida de un barco estaba por terminar, se le llevaba a mar abierto, se disparaba una bala de cañón que le atravesara el casco, y era hundido «a profundidad seis». Habitualmente, poco después se comisionaba un barco nuevo y se le enviaba a que transportara bienes por el mundo.

Los cristianos pueden aprender varias cosas de los barcos. La Biblia deja muy claro que debemos hundir «a profundidad seis» nuestras vidas anteriores de pecado e inmoralidad y ser seguidores de Jesús. En Marcos 8:34-38, Jesús dice: «Si alguno de ustedes quiere ser mi seguidor, tiene que abandonar su manera egoísta de vivir, tomar su cruz y seguirme. Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás; pero si entregas tu vida por mi causa y por causa de la Buena Noticia, la salvarás. ¿Y qué beneficio obtienes si ganas el mundo entero pero pierdes tu propia alma? ¿Hay algo que valga más que tu alma? Si alguien se avergüenza de mí y de mi mensaje en estos días de adulterio y de pecado, el Hijo del Hombre se avergonzará de esa persona cuando regrese en la gloria de su Padre con sus santos ángeles» (NTV).

En Efesios 4:20-24, Pablo hace eco del mensaje de Jesús cuando alienta a quienes les estaba predicando que vivan como hijos de luz: «Pero eso no es lo que ustedes aprendieron acerca de Cristo. Ya que han oído sobre Jesús y han conocido la verdad que procede de él, desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo» (NTV). La buena noticia es que cuando murió en la cruz, Jesús tomó el pecado y le disparó una bala de cañón en el costado por nosotros. Romanos 6:6 dice: «Sabemos que nuestro antiguo ser pecaminoso fue crucificado con Cristo para que el pecado perdiera su poder en nuestra vida» (NTV). Jesús hundió el pecado a profundidad seis.

Pero al salvarnos de nuestros pecados, Jesús nos comisiona para que vayamos a las ciudades de este mundo y le digamos a otros a cerca de él, a vivir en obediencia, y a criar a nuestros hijos en la Palabra. Mateo 28:17-20 es la gran comisión de Jesús a nosotros: «Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos» (NTV).

Cuando se comisiona un barco, muchas veces se reúnen cientos de personas y se oyen vítores cuando termina la ceremonia de comisionamiento y el barco está listo para el servicio activo. Los cristianos también tienen rituales como bautismo, dedicación, confirmación y profesión pública de fe. Toda la iglesia se reúne cuando se lleva a cabo una ceremonia de bautismo o confirmación. Los cristianos jóvenes y maduros son comisionados para el servicio activo por el Señor. ¡Es una celebración no solo en la tierra sino también en el cielo!

Sabemos que la vida no será «una buena travesía». Sabemos que habrán aguas turbulentas y que el viento no siempre estará a favor. Habrá icebergs y muerte.

Pero a través de todo, Jesús nunca dejará de estar a nuestro lado. Él está guiando el barco. Es nuestro salvavidas en momentos de dificultad. Y recuerde lo que le dijo a sus discípulos en el monte de Galilea: «Estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos».

¡Alabemos al Señor por eso!

Uno de los himnos más famosos, Amazing Grace, fue escrito por John Newton, el hijo de un capitán de mar, quien durante una tormenta en la que se había perdido toda esperanza, clamó: «¡Señor, ten misericordia de nosotros!». La tormenta amainó y John Newton, un ateo comerciante de esclavos con un temperamento infame, se convirtió al cristianismo. Durante el resto de su vida se refirió a la fecha de la tormenta como su «gran liberación»: el día que «hundió a profundidad seis» su vida anterior. Aquí está una de mis interpretaciones favoritas de Amazing Grace, cantada por Whitney Houston (http://tinyurl.com/85lwsdh).

Ron DeBoer es un escritor y educador que vive cerca de Toronto, Ontario.

Sea el primero en clasificar este artículo

"De todo corazón recomiendo la Nueva Traducción Viviente porque transmite las ideas de la Biblia de una manera sencilla y clara."

Luis Palau

No hay encuestas en este momento