Lea las preguntas frecuentes y sus versículos favoritos, descubra las Biblias NTV y conozca sobre los eruditos que tradujeron la NTV.

Haga búsquedas en la NTV por referencia o por palabra clave.

Conozca sobre los eruditos que trabajaron en la Nueva Traduccion Viviente.

En dependencia de su conexión, permanecer en contacto con la gente por Internet requiere que usted deliberadamente revise su buzón de correos a intervalos regulares o que usted configure su sistema para que este le avise verbal o visualmente que hay un mensaje en su buzón. Cuando el icono aparece o la alarma suena, es difícil no mirar. Siempre queremos revisar si tenemos mensajes de amigos o familiares.

¿Qué se necesitaría para que usted entienda el mensaje de que Dios quiere hablarle? ¿Cuán a menudo usted percibe a Dios diciéndole: «¡Tienes un correo!»? El propósito de este breve artículo es desafiarle a que examine su actitud con respecto a la Biblia.

Si usted lee la Biblia de manera habitual, descubrirá tres verdades: la Biblia afirma ser la palabra de Dios; parece ser la palabra de Dios y demuestra ser la palabra de Dios. (Estos puntos específicos se ampliarán y explicarán en otros artículos de este sitio web.) Estas verdades son motivos bastante buenos de por qué debe leer la Biblia. Pero no tendrán ningún efecto en su vida mientras su Biblia permanezca cerrada. El mejor correo electrónico que haya recibido jamás tendrá muy poco impacto en su vida si nunca lo abre. Las buenas noticias en su buzón no afectarán su vida a menos que usted las lea.

Así que la pregunta es: ¿Cómo podemos ajustar nuestra actitud con respecto a la Biblia para que nos sea posible descubrir si la Biblia cumple con lo que afirma? Antes de que podamos responder a esa pregunta necesitamos ser sinceros con respecto a dos asuntos cruciales: (1) si creemos o no que Dios quiere comunicarse con nosotros y (2) si nosotros queremos o no que Dios se comunique con nosotros. ¿Realmente queremos escuchar lo que Dios dice?

Cuando leemos un versículo como: «Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto» (2 Timoteo 3:16), sabemos que los mensajes de Dios para nosotros no siempre serán agradables. Pero incluso eso, al final de la jornada, es una señal del amor de Dios y de su deseo de comunicarse con nosotros. Él nos ama lo suficiente como para decirnos la verdad, señalar lo que está mal y corregirnos. Eso es lo que demuestra el verdadero amor.

Ponga la Biblia a la vista en algún lugar de su habitación. Decida realizar un experimento de comunicación con Dios. Cada vez que usted se fije en esa Biblia, entrénese para verla como una carta personal de Dios para usted, en lugar de un enorme libro irrelevante. Le sorprenderá cuán pronto Dios le muestra que realmente quiere hablar con usted a través de esas páginas.

"De todo corazón recomiendo la Nueva Traducción Viviente porque transmite las ideas de la Biblia de una manera sencilla y clara."

Luis Palau

No hay encuestas en este momento